Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
En IML la depilación médica se realiza de forma personalizada, seleccionando el
tipo de láser más eficaz para cada sesión.
IML es un Centro Médico Multidisciplinar dotado de Alta Tecnología donde se
realiza la Depilación Médica con altos niveles de eficacia.
La eficacia de la depilación médica es muy superior a la depilación
con otras fuentes de luz que se realiza en centros no médicos.
La depilación láser en IML es controlada por un médico presencial
que está continuamente en el área de tratamiento.
La eficacia de nuestros tratamientos es fruto
de la actualización permanente de los recursos técnicos.
  

Diario de una depilación láser en IML

1. Consulta con el dermatólogo

Acudo a la cita con una dermatóloga de IML. Me pregunta sobre mi historia clínica en general: alergias, enfermedades, si estoy tomando alguna medicación actualmente… Así descartan una posible contraindicación. Después examina el pelo y la piel de la zona que me quiero depilar.

El dermatólogo examina la piel y el pelo del paciente

El dermatólogo examina la piel y el pelo del paciente

Mi pelo es oscuro y grueso y esto es buena señal: la doctora me informa de que las expectativas de resultado son muy buenas y que, con las primeras 6 u 8 sesiones, con toda seguridad se habrá eliminado más del 90% del pelo.

Mi piel está clasificada como fototipo III, es decir, que si tomo el sol sin protección me quemo la primera vez, pero después me bronceo con intensidad. Por tanto, si dejo la piel expuesta al sol tengo que dejar que transcurra un mes y medio antes de volver a hacerme una sesión. En ese tiempo, la melanina activada de la piel se irá perdiendo.

La dermatóloga me explica que, según avance el tratamiento de depilación láser, mi pelo cambiará, se tornará más fino y menos oscuro. Y esta evolución del pelo hará necesaria una reelección del tipo de láser que me apliquen, seleccionando el que sea más eficaz para cada sesión.

No tengo la piel bronceada, así que la doctora me recomienda que me rasure 3 ó 4 días antes de mi sesión.

 2. Mi primera sesión de depilación láser

Acudo a mi primera cita de depilación con láser. He seguido las indicaciones de la doctora y hace tres días me rasuré las zonas que me voy a depilar: axilas, ingles y piernas desde la rodilla hasta los pies. La doctora programa el láser, en esta ocasión de diodo, con los parámetros adecuados a mi piel y pelo y me realiza un disparo de prueba, para ver la respuesta de la piel y la eficacia del tratamiento. Esperamos unos minutos y la reacción es buena, por tanto comienza la sesión.

Comienzan por depilarme las axilas. Cada disparo del láser noto un ligero pinchazo que desaparece al momento. Lo tolero bastante bien, y más cuando he estado depilándome durante años con depiladoras eléctricas y con cera. En esta zona sólo han tardado 5 minutos. Pasamos a las ingles. Aquí es más molesto el tratamiento cuando te depilan la parte de atrás de las ingles, pero el sistema de enfriamiento del láser enfría la piel y la sensación molesta se atenúa bastante. Me han depilado las ingles en sólo 15 minutos. Pasamos a las piernas. Las molestias se toleran bien. Tardan 40 minutos en depilar ambas, de rodillas a pies.

La auxiliar me aplica un gel de aloe vera en todas las zonas depiladas y me dice que puedo volver a la siguiente sesión cuando hayan transcurrido dos meses y medio. También me indica que no me rasure antes de la sesión, ya que lo harán ellas la próxima vez que acuda a mi cita de depilación láser.

Sesión de depilación láser con Diodo en IML

Sesión de depilación láser con Diodo en IML

 3. Sin pelo durante dos meses

Pasan los días y las semanas después de mi primera sesión de depilación láser y aún no ha asomado ningún pelo. No he tenido que volver a preocuparme por la depilación en casi dos meses. Ésta es una de las ventajas que me hacen estar muy satisfecha con mi decisión de iniciar la depilación láser.

Al segundo mes ya sí ha empezado a aparecer algunos pelitos, algo más débiles que los primeros.

 4. Empiezo a notar los beneficios de la depilación láser

 Acudo a mi segunda sesión de depilación láser. Para esta ocasión, la doctora ha elegido un láser de Alejandrita de pulso largo, porque el pelo emergente es un poco más fino que el que tenía en la primera sesión y mi piel es más clara ahora.

Al terminar la sesión me citan para dentro de tres meses. Será en el mes de junio… Y con ella me aseguro de que estaré depilada todo el verano.

Comienzo a disfrutar de mi piel. Antes, cuando me depilaba con cera, tenía puntitos rojos que afeaban bastante. Tras depilarme, no podía ponerme una falda. Tampoco se me ha vuelto a enquistar ningún pelito.

Cada vez voy a mantenerme más tiempo sin pelo entre una sesión y otra. Llegará un momento en que no tenga que hacerme la depilación láser hasta pasados 6 meses.

Me siento satisfecha con la información que me facilitó la doctora en la primera consulta. Realmente el pelo que me crece cada vez es más débil y más escaso. La depilación láser ha sido una de las mejores decisiones que he tomado. 

Contacte ahora con Instituto Médico Láser para obtener información personalizada acerca de su tratamiento idóneo de depilación láser.